En memoria de Adrian Santamaría

Adrian era un jugador completo. En el terreno de juego lo daba todo por el equipo, se
entregaba en todas las jugadas en cuerpo y alma.

Su historia deportiva siempre girando en torno al futbol americano y a su preparación física, impecable. fibrado y la envidia de sus compañeros. Marcaba cada uno de sus músculos y lo que era mejor, los empleaba correctamente.

Así era capaz de recibir los placajes más duros y podía ganar yardas y yardas arrastrando a uno, dos o tres oponentes.

Animado siempre en la banda por sus padres, que no se ahorraban ningún grito de apoyo y un poco más alejados su mujer Marian y por su pequeño Ivan, perfectamente equipado con su caso y balón infantil.

Las charlas antes y después del partido eran de concentración y de superación, no se callaba si no recibía el apoyo necesario o si veía algún fallo en el equipo, porque el quería estar entre los números uno, entre los ganadores, entre los mejores. Por eso luchaba y por eso se entregaba.

Ahora, un tiempo ya pasado de su muerte, nos queda su legado, su ansia de mejorar en el terreno de juego, de ser los mejores, de luchar por el triunfo y de entrenar a diario para conseguir la victoria el día del partido.

Por eso Adrian, siempre serás nuestro referente en la entrega física en el campo, en nuestra meta de superación y en nuestras ganas de victoria.

Contigo siempre en nuestra familia Hurricanes.